Plantas exóticas

Las especies exóticas pueden presentar distintos grados de aclimatación al nuevo ambiente, transformándose algunas en verdaderas invasoras: se reproducen rápidamente, compiten con las especies locales, no tienen predadores ni plagas y cambian la estructura y fisonomía del suelo. El resultado es la pérdida de hábitat para las especies locales (primera causa de extinción de especies en el mundo) y la pérdida de biodiversidad.

¿Por qué a algunas exóticas tienen bandera de peligro? Porque, por su potencial capacidad de dispersión, pueden invadir ecosistemas nativos, tal como lo hacen la retama, la retamilla, la zarzamora, el pino y la rosa mosqueta.