El valor de los inaparentes

Entre los procesos y funciones que los ecosistemas realizan y que hacen posible mantener su estabilidad, cabe mencionar la polinización, la regulación de los ciclos de los elementos químicos, del clima, de las cuencas hídricas, entre otros (de Groot 1992). LOS SERVICIOS DE LOS ECOSISTEMAS, son los beneficios que las sociedades humanas obtienen a partir de dichos procesos (Millenium Ecosystem Assessment  2005), muchas veces degradados por nosotros mismos:

LAS DIFERENTES PRÁCTICAS DE USO DE LA TIERRA GENERAN CAMBIOS QUE ALTERAN, EN MAYOR O MENOR MEDIDA LOS SERVICIOS DE LOS ECOSISTEMAS.

Durante muchos años la riqueza de los suelos de la Pampa y el lento desarrollo agropecuario impidieron ver las consecuencias de las decisiones de los productores en los aspectos del bien público. Sin embargo, en estas últimas tres décadas el uso de la tierra cambió mucho: por las altas demandas de granos se reemplazaron actividades más sustentables como la ganadería o las rotaciones agrícolas adecuadas. Hoy, ciertas prácticas favorecen un mejor desarrollo de los servicios ecosistémicos, como las rotaciones agricultura-ganadería con pasturas; el uso de pastizales naturales, independientes de los insumos y estables frente a heladas, inundaciones y sequías, entre otros. Los monocultivos, el uso excesivo de agroquímicos, las faltas de rotaciones, en cambio, producen un efecto contrario, restando funcionalidad a los sistemas sustentadores de vida.